viernes, 27 de septiembre de 2013


Detengamos el “Aleteo de Tiburones” o “Shark Finning”!




Una de las prácticas milenarias, más comunes y a la vez más repudiadas en el mundo entero es el “Aleteo de Tiburones” o “Finning”, en inglés; pero… ¿en qué consiste esta desastrosa práctica?






Consiste en pescar tiburones, casi siempre artesanalmente, y una vez en cubierta, se le cortan las aletas (tanto pectorales, como dorsales) y muchas veces también la cola les es cortada, y luego de este desagradable, doloroso y repudiable procedimiento, los pescadores, muy cobardes, creo yo; los devuelven al mar dejándoloscompletamente “discapacitados”,   “inútiles” e “indefensos”, ya que al no tener aletas, ni cola, no se pueden movilizar, y por lo tanto tampoco alimentar; por lo cual el tiburón siempre muere luego de una lenta y dolorosa agonía; ya sea por inanición, por asfixia, desangrados o siendo alimento de otros peces.

¿Y cómo es que esta práctica está tan extendida? Es una práctica que se remonta a la época del Imperio Chino, donde la sopa de aletas de tiburón era considerado un manjar y su consumo era símbolo de nobleza, ya que creían que tenía propiedades medicinales(curar el cáncer) lo cual es completamente falso, sin embargo a través de los años y gracias a la globalización e industrialización, muchas personas migraron a otros países en busca de mejores oportunidades, y muchas otras ascendieron socialmente, dando paso a la nueva clase media, lo que lamentablemente ha provocado que esta consumo se extienda hasta volverse desmedido(reduciéndose en algunas especies el 90% de los ejemplares, afectando claro está profundamente al ecosistema), además de hacer que otras por “probar” su capacidad adquisitiva caigan también en ello.


¿Hay algo que podamos hacer para detener el “finning” o “aleteo de tiburones”? En la actualidad ya son varios los países que han implementado diversas normas, sanciones y medidas para detener esta práctica, eso de alguna manera limita el consumo de aletas de tiburón, pero lamentablemente siempre habrá contrabando, ya que el valor de las aletas de tiburón en el mercado es altísimo (un plato de sopa, puede llegar a costar 100$); y es aquí justamente donde nosotros nos debemos involucrar, no consumiendo estos productos, y difundiendo las desgarradoras imágenes de las torturas por las que atraviesan estos indefensos animales(los tiburones), para complacer a un grupo de humanos desalmados, que por sentirse superiores, consiguen a costa de lo que sea, un plato “especial” con un “adorno”(las aletas) , que no lo hace mejor en nada, sino simplemente lleva a una especie a la extinción. 

1 comentario:

  1. Yo creo que deberían de dejar de hacer eso pues como paso con el rinoceronte negro algún día nos podemos quedar sin tiburones y eso sería una desgracia. es mejor prevenir que lamentar.
    Gliden

    ResponderEliminar